MSXBlog

Gulkave – Septiembre 2007

Gulkave

Gulvake

SEGA (1986)

Gulkave fue uno de los juegos de naves que más me gustaron. A pesar de no ser un arcade de la todopoderosa Konami, este juego sí que se merece un comentario más, ya que en la época pasó un poco desapercibido debido quizás a que coincidió con el lanzamiento ese mismo año 1986 del primer título de la saga Nemesis.

Además de la versión MSX, en el año 1986 se publicó también una versión para la consola de SEGA SG-1000 con gráficos muy similares. En la pantalla de título de la versión MSX aparece SEGA pero en realidad el juego fue realizado por Compile.ya que muchas de las facetas del juego llevan el sello que la casa nipona impuso a los posteriores Zanac y Aleste (por ejemplo, la melodía de vida extra).

El juego es un arcade matamarcianos de scroll horizontal. En él avanzamos hacia la derecha (como es costumbre el el 99% de este tipo de juegos) a lo largo de 32 niveles plagados de diferentes enemigos. Para defendernos disponemos de un potente arsenal. Al eliminar ciertos enemigos aparecerán cápsulas con un número en su interior que nos proporcionarán nuevo arsenal. En la parte inferior de la pantalla se encuentra un marcador dividido en varias casillas y con un cursor rosa en su interior. Según cojamos cápsulas de armamento, el cursor de color rosa avanzará tantos números como tenga la cápsula que cojamos en ese momento, y por consiguiente cambiará el tipo de disparo. A veces esto no es así y ocurre que podemos volver «hacia atrás» en la escala y perder un buen disparo. Los disparos pueden ser desde un láser hasta una bola de fuego muy potente, pasando por varios tipos de disparos múltiples. Es recomendable usarlos todos y luego usar el que más nos convenga ya sea por potencia, rapidez o alcance.

Los enemigos son muy variados. Tenemos de todos los colores y tipos. Algunos se mueven siguiendo un patrón fijo de movimiento y otros se mueven aleatoriamente. Los más incordiosos son los oscilantes: no paran de rebotar por toda la pantalla y nos obligan afinar al máximo la puntería. La cantidad de enemigos en pantalla no es constante, si bien puede ser alta en algunos momentos del juego, en otros no hay ni un alma en la pantalla. Cada cuatro niveles nos enfrentaremos a un gran jefe final de fase que tendremos que vencer para continuar.

Disponemos al principio de 3 vidas que puden aumentar si recogemos alguna cápsula de vida extra. Como protección, nuestra nave tiene un escudo que se debilita cuando contactamos con los enemigos o los proyectiles que éstos nos lanzan. Tras tres impactos, desaparece el escudo protector y perdemos una de nuestras preciadas vidas. Por ello es conveniente estar atentos al marcador que aparece en la parte superior derecha de la pantalla, que nos indica en qué estado se encuentra el escudo. Si lo tenemos en el mínimo y estamos un rato sin que nos toquen enemigos o proyectiles, el escudo se recupera un poco.

Técnicamente el juego no está nada mal. El movimiento de nuestra nave es bastante ágil y nos permite evitar los peligros sin muchas pegas. Solamente cuando hay en pantalla gran cantidad de enemigos, notaremos una ligera ralentización del juego, (cosa normal, por otra parte). Llegar al final del juego no será pan comido, pero tampoco es una empresa imposible. En mi opinión 32 niveles me parece excesivo, con 10 hubiera bastado. Se echa de menos algún otro tipo de disparo de ataque aire-tierra, por ejemplo, que nos saque de más de un apuro. Los enemigos finales de fase no son demasiado complicados pero si correosos debido a la nube de proyectiles que se nos viene encima.

Los gráficos del juego son buenos para una producción de 1986 para MSX. Los enemigos son monocromos, aunque algunos lucen un efecto de brillo. Los sprites tienen un diseño muy sencillo sin complicaciones, a veces estrambótico, cuesta creer que muchos de ellos sean naves espaciales. Los decorados son lo mejor gráficamente hablando. Se pueden observar varios planos moviéndose a distinta velocidad para dar la impresión de profundidad. Es un efecto genial y que está muy bien conseguido. Ya le gustaría a muchos juegos tener este efecto… El sonido es correcto. Suenan diferentes melodías a lo largo de las diferentes fases, que se van repitiendo. Los efectos de sonido incluyen disparos, explosiones e impactos de proyectiles ¿qué más se puede pedir?

Jugando con él nos damos cuenta de que es un juego muy entretenido, un arcade que merece ser jugado en profundidad. Las cotas de diversión son altas al principio, pero luego según vamos pasando niveles el juego se convierte en monótono. Los escenarios y los enemigos se repiten, el número de fases es elevado y hay momentos en los que no hay enemigos en pantalla. Quizá recortando el número de niveles y llenando la pantalla de más enemigos se hubiera conseguido un juego completísimo.

Deja tu comentario sobre esto

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: