Romper ladrillos como forma de vida

Artículo publicado en El PixeBlog de Pedja. Reproducido aquí con permiso de su autor.

A estas alturas, poca gente desconoce el género de los machacaladrillos. O quizás sí, dado que este género ya forma parte del cementerio digital de videojuegos. En cualquier caso, el boom de los juegos móviles ha alimentado sobremanera los arcades clásicos, Arkanoid entre ellos. Sin embargo, es justo y necesario puntualizar que no fue Arkanoid quien inventó la fórmula mágica del rompeladrillos de colores. Esta idea feliz, que cosechó un gran éxito y aceptación en el público jugón, apareció en el año 1976. De la mano de Atari, los salones recreativos acogieron con asombro a Breakout, donde manejábamos una paleta que se movía de manera horizontal de izquierda a derecha, con el simple objetivo de romper una serie de ladrillos mediante el impacto de una pelota que, al más puro estilo «Pong», rebotaba contra nuestra raqueta.

Arkanoid msx

Taito tiene el mérito, con el mencionado y archiconocido Arkanoid, de reinventar el género añadiendo un poco de luz y color a los gráficos y sobre todo, implementando una serie de cápsulas que conferían poderes a nuestra paleta -en este caso era una nave llamada Vaus- haciéndola más grande o proporcionándonos un potente láser, entre otras ventajas. Arkanoid fue portado a todos los sistemas domésticos posibles, además de poseer una secuela llamada Revenge of Doh, donde había más pantallas, más poderes y más dificultad.

Breakout

Como los buenos maestros, aquellos que sientan cátedra y poseen cientos de alumnos que siguen sus enseñanzas, Breakout y su primogénito Arkanoid vieron como surgía toda una plétora de clones que vieron la luz a lo largo de los 80 y principios de los 90. Batty de la mano de Elite, Krakout por parte de Gremlin o Megaball para Amiga son algunos de los fieles seguidores de esta particular filosofía.

megaball

¿Las variantes que ofrecían? Pues, por ejemplo, en Krakout la orientación de la paleta era vertical; por otro lado, en Batty encontrábamos la opción de dos jugadores simultáneos. Mediante dicho modo de juego, era posible jugar de forma cooperativa con un compañero. Cada paleta tenía un campo de acción, exactamente la mitad de la pantalla, así que si la bola caía en la zona del compañero, dependía de él y sólo de él que perdiéramos una de las vidas que proporcionaba la partida.

batty

¿Recomendaciones? Primero, conseguir el emulador correspondiente: Atari 2600 y Amstrad CPC. Segundo, investigar y bajar las siguientes roms: Breakout, el original y genuino para la 2600, y Arkanoid: Revenge of Doh para el CPC 6128. Sobre éste último, resultó una conversión de muchos kilates de calidad, con gráficos definidos y bien coloreados, un control preciso con su justo toque de inercia y cristalinos efectos de sonido. Yo le dediqué muchas horas en su día. Ahora te toca a tí.

Deja tu comentario sobre esto

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: