Bricolaje MSX: Carcasa para interfaz SD de Leonardo Padial

Desde hace unos meses tenía en casa una interfaz de tarjetas SD para MSX que en su momento comercializaba Leonardo Padial. En concreto era el modelo LPE-MMC-V8BKP que tiene dos ranuras para tarjetas SD. Esta tarjeta la vendía el propio Padial sin ningún tipo de carcasa. Era problema del usuario encontrar una carcasa apropiada para que estuviera bien protegida. Lo bueno es que el tamaño de la tarjeta es ideal para meterla dentro de una carcasa de cartucho corriente.

LPE-MMC-V8BKP

Como tenía desde hace años un cartucho estropeado del juego Thunder Ball de ASCII, era el donante adecuado. Así que me lancé sin dudarlo al lío.

Cartucho donante: Thunder Ball

La tarjeta casaba perfectamente dentro de la carcasa, excepto unos jumpers que como sobresalían de de la placa rozaban con la carcasa y tuve que agujerearla en dos zonas para que asomaran lo justo y no se doblaran al cerrar el cartucho. También les hice unos agujeros a la carcasa en la parte frontal para los LEDs de la tarjeta. La carcasa se cerraba originalmente por detrás con dos tornillos. Uno de los alojamientos de los tornillos coincidía perfectamente con los agujeros de la placa pero el otro caía sobre una de las pistas. Así que solamente pude usar uno y para el otro tornillo aproveché uno de los topes internos de la carcasa. Con una broca muy fina taladré la placa, y como se puede ver en las fotos, me coincidió prácticamente en el borde. De esta manera, la placa quedaría sujeta por dos tornillos. Estéticamente se ven tres agujeros en la parte trasera del cartucho, pero no es algo que me preocupara. Y para finalizar las tareas de corte y lijado, en el lomo del cartucho corté la carcasa para poder introducir las tarjetas SD de una manera cómoda.

Tarjetas SD

El color es importante, y no iba a dejar al cartucho con ese blanco amarillento. Así que sumergí la carcasa en agua caliente durante una media hora para ablandar la etiqueta y así poder retirarla más fácilmente sin dejar restos de papel y pegamento. Una vez hecho esto, enmascaré la zona de la etiqueta y procedí a pintar la carcasa con un color rojo intenso. Usé para ello una pintura acrílica de secado rápido. Fueron necesarias 3 manos de pintura, muy ligeras, y con un tiempo de secado de 24 horas entre capa y capa.

Frontal de la carcasa

El resultado no es tan espectacular como podría haber sido si hubiera tenido una mayor destreza en el manejo de la multiherramienta de corte. Pero la carcasa cumple con su misión de proteger la tarjeta que alberga en su interior. Ahora solo me falta añadirle una etiqueta adhesiva para darlo por finalizado.

 

4 Respuestas

  1. Jose Luis dice:

    yo tengo uno de esos interfaces, a ver si encuentro un donante para hacer lo miso que tu.. que me has incitado al mal…

    muy guapo..

    • Konamito dice:

      Como comenté en la entrada, tenía este cartucho muerto (literalmente) en la estantería desde hace años y siempre me repetía que su carcasa iba a ser donada para una buena causa. Y finalmente, esa buena causa se hizo realidad al servir de protección para la interfaz SD de Padial.

  2. mohai dice:

    Creo que te ha quedado bastante bien.

    Las ranuras, un poco reguleras, pero lo importante es ponerse a ello.

    ¿La pintura no mancha ni se gasta al insertar el cartucho?.

     

    Supongo que ya lo sabéis, pero comento que una caja de cinta cassette es exactamente del tamaño de un cartucho pequeño.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: