MSXBlog

La Corona Encantada

El siguiente texto ha sido extraído de un artículo del número 17 de la revista Magazine ZX. Aunque la versión comentada es la de Spectrum, los pasos son perfectamente aplicables a la versión MSX. ¡Buena suerte!

Comienza nuestro viaje en busca de las veinte monedas. Aparte de los múltiples enemigos, encontraremos palancas que nos permitirán acceder a diferentes partes del escenario. Encaminaremos nuestros pasos hacia la derecha para accionar la primera de ellas.

Volvemos a la izquierda, hacia la nueva plataforma que ha aparecido, con cuidado al saltar por encima de un agujero que nos provocará la muerte segura si caemos en él. Nos encaramamos a la plataforma y volvemos a la derecha, pero siempre ascendiendo. Una pantalla a la derecha y otra hacia arriba volvemos a la izquierda (subiendo), para accionar una nueva palanca. En el camino vemos una moneda, pero enseguida volveremos hacia ella.

Esta vez la palanca nos franqueará el acceso a los niveles inferiores, en los que se encuentra retenida la princesa. De vuelta hacia la derecha, nos dejaremos caer de la plataforma, para recoger la primera moneda de nuestro botín, que se encuentra justo debajo, y volvemos a retomar la ruta ascendente hacia la derecha, para recoger la segunda moneda (la que vimos antes).

Aquí podemos encaramarnos a la plataforma central si dejamos que el pájaro vaya hacia la izquierda y hacemos un salto alto justo en ese momento.

En la siguiente pantalla de la derecha, nos dejaremos caer justo por el centro, para recoger la moneda (3) que se encuentra, una vez más, justo debajo. Nuevamente, repetiremos el proceso de ascensión, por tercera vez, hasta retornar a la pantalla anterior.

Continuamos hacia la derecha. En la siguiente pantalla, hay una moneda (4) en el lado derecho. Para acceder a ella, además de esquivar a los enemigos, deberemos realizar con precisión un salto largo. Nos dejamos caer a plomo de esa plataforma para encontrar otra justo debajo, con una nueva moneda. Vamos hacia la derecha y, justo al borde de la plataforma, ejecutamos un salto largo que nos hará caer en otra desde la cual podremos accionar una palanca, que hará aparecer un par de piedras que nos darán acceso, más adelante, a una moneda (5) en la fachada del castillo.

Lo siguiente que haremos será dejarnos caer y adentrarnos en las profundidades, ya que todavía no nos es posible acceder al castillo donde se encuentra la corona. Nada más entrar en la cueva encontraremos una nueva moneda (6). Nos encaminamos a la izquierda y, en la siguiente pantalla, nos dejamos caer para accionar una palanca que nos permitirá el paso por la parte superior.

Volvemos a subir, seguimos hacia la izquierda, recogemos la moneda (7) y bajamos por el hueco que acabamos de habilitar. Debajo encontraremos otra moneda (8) y podremos seguir hacia la izquierda. En la siguiente pantalla, nos dejaremos caer y continuaremos en la misma dirección, yendo por la parte de arriba de la pantalla, para activar una palanca. Ésta es la que nos permitirá acceder al castillo.

Pero todavía no podemos ir hacia allá, ya que tenemos que recoger todas las monedas y todavía nos quedan algunas. Volvamos a la pantalla superior y, esta vez, continuaremos hacia arriba. Recogemos la moneda (9) y viramos a la izquierda. Al final de ese camino está la princesa, pero sin la corona, no podremos liberarla. Nos dejaremos caer por la zona izquierda y proseguiremos por ahí. Cuando lleguemos al final, nos dejamos caer y llegaremos al final de la cueva por ese lado, donde nos espera una moneda (10). De vuelta, recogeremos otra moneda (11) que hemos dejado atrás justo antes. Hecho lo cual, podemos encaminar nuestros pasos a la superficie, hacia el castillo, que se encuentra a la derecha. Para cruzar el acceso a las cuevas deberemos ejecutar con precisión un salto largo.

Accedemos al castillo esquivando al ogro feo que custodia la entrada y nos dirigiremos primero hacia las estancias superiores. Recogemos la moneda (12) ubicada en el borde derecho y continuamos hacia la izquierda. En la siguiente pantalla, podremos ascender hacia las murallas. Recolectaremos primeramente la moneda (13) situada en la parte derecha.

Volvemos nuestros pasos hacia la izquierda y nos dejaremos caer justo al borde de la muralla, para ir a caer a las piedras que mostró una de las palancas y poder recoger la moneda (14). Desde aquí, no nos queda otra que dejarnos caer (menos mal que nuestro protagonista parece un gato y no le afectan las caídas verticales desde mucha altura) y volver al castillo. Repetimos nuestros pasos y volvemos a las murallas.

En el borde izquierdo del castillo veremos una nueva moneda (15) en una plataforma ubicada en el cielo, a la que accederemos desde las almenas. Seguimos hacia la izquierda y, con un salto largo (y de fe) accederemos a otras plataformas, en las que encontraremos la última moneda (16) de esta zona.

Por tercera y última vez entraremos al castillo y nos dirigiremos hacia la zona inferior, en busca del Consejero Real. Nada más bajar encontraremos una nueva moneda (17). Nos encaminamos hacia la izquierda y la siguiente pantalla la recorremos por la zona superior, para dejarnos caer pegados al borde izquierdo, recogiendo así una nueva moneda (18).

Nos dejamos caer y seguimos hacia la izquierda y abajo hasta que no podamos continuar. En ese punto hay unas piedras que bloquean el acceso a la sala de la corona, así que busquemos la palanca que nos dará acceso, que está hacia la derecha. De camino, recogeremos otra moneda (19). Antes (o después) de accionar la palanca, podremos recoger la última moneda (20) de la sala inmediatamente superior.

¡Ya tenemos las 20 monedas! Así que tendremos vía libre para acceder a la corona.

Volvemos sobre nuestros pasos hacia la izquierda. Pasamos por la estancia en la que se encuentra el Consejero Real (del que daríamos cuenta de buena gana, pero en este juego no hay ni espadas ni posibilidad de agacharse, recordad), así que nos hacemos directamente con la corona. ¡La princesa no puede esperar!

No obstante, salvo que vayamos muy justos de tiempo, ahora lo importante es no perder la paciencia, ya que lo más difícil está hecho, y todas las pantallas por las que pasaremos ya las hemos superado anteriormente. Si somos capaces de dominar los nervios, salir del castillo, volver a la cueva y llegar hasta la princesa, podremos contemplar el ansiado final.

Un comentario sobre «La Corona Encantada»

  1. ¡Ayer me lo acabé por fin! Me ha parecido fantástico: buenos gráficos, un movimiento y jugabilidad perfectos, una medida dificultad… Un 9,5/10 en mi opinión.

    Si algo se puede mejorar (y desde luego es muy discutible) en mi humilde opinión es el fondo negro durante todo el juego.

    ¡Me quedo esperando el siguiente juegazo del Sr. Cortázar!

Deja tu comentario sobre esto

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: