MSXBlog

Bounder – Agosto 2008

Bounder

Bounder

Gremlim Graphics (1985)

Este fue uno de los pocos juegos originales que compré en la época dorada de los 8 bits, en una tienda de mi barrio por 875 pesetas. Como siempre en aquella época, la pantalla de la trasera de la carátula me llamó la atención por su vistosidad (versión Amstrad CPC) y decidí invertir mis perras en este juego… cosa de la que al poco de cargarlo en el MSX me arrepentí muchísimo.

Bounder es un original juego de acción donde nuestra misión es guiar a nuestra simpática protagonista, una pelota de tenis, hasta el final de cada uno de los niveles. El juego se divide en 10 niveles y contiene un total de 174 pantallas. Nuestro camino está lleno de obstáculos como rocas, paneles trampa, muros que tendremos que rodear (cosa difícil, la verdad) así como enemigos indeseables como: Binoculoides, Stickits, Pájaros Moscita, Cupalas, Chomper, Pterries, Monedas, Exocets y más. La verdad es que leyendo estos nombres me pregunto de dónde los sacaron ¿? Por otro lado no todo iban a ser desgracias y tenemos a nuestra disposición elementos que nos harán un poco más fácil nuestra aventura (pero no demasiado): Teleportes, Bonus de salto, Plataformas móviles, Bichos de bonus, Latas «Copyright».

La regla general es saltar solamente sobre las losetas hexagonales. La mayoría son convencionales si bien otras nos proporcionan una serie de ventajas: como por ejemplo las losetas con flechas nos permiten estar durante un salto el doble de tiempo en el aire, o los teletransportes que nos llevan de un lugar a otro del nivel (ideal para evitar enemigos indeseables). Otras losetas con signos de interrogación nos pueden dar ayudas como vidas y saltos extra, o también quitarnos una vida. Contamos con un número limitado de saltos y una vez acabados solamente podremos confiar en la capacidad de rebote de la pelota contra las losetas. Las vidas con las que comenzamos son 7 y ya veréis como nos durarán muy poco.

Cada vez que terminamos un nivel, tenemos una pantalla de bonus donde tenemos que saltar sobre el mayor número posible de losetas marcadas con signos de interrogación para obtener puntuación extra, intentando economizar cada salto disponible. Al final por cada salto no usado nos proporcionará mayor puntuación.

Hablemos ahora del aspecto técnico del juego.

Bounder gráficamente no llama la atención. Se trata de una conversión más Spectrum-MSX. La definición de los sprites de los enemigos no es demasiado nueba; algunos apenas se distinguen claramente. Los decorados muy sosos y con poco detalle. Lo mejor de todo el juego en este aspecto es el sprite de la pelota que cambia de tamaño según se encuentre en el punto más alto de un salto o cayendo en picado hacia el abismo. Resumiendo, en mi opinión lo mejor es el marcador de la parte inferior de la pantalla por el dibujo de la pelota protagonista y la conjunción de colores.

Los efectos de sonido son muy simples, se resumen en una especie de zumbido o algo parecido que hacen los enemigos al moverse por la pantalla. El juego sí que tiene música durante la partida, pero es recomendable bajar el volumen porque es una melodía desafinada, estruendosa y taladrante…

En cuanto a jugabilidad, Bounder peca de ser extremadamente difícil. Esto es debido principalmente a los controles escogidos por defecto y que no podemos redefinir a nuestro gusto: Q izquierda, W derecha, L ariba y P abajo ¿cómo es posible controlar la pelota con estas teclas? Probadlo y me contaréis si sois capaces de aclararos. Luego están los fallos de programación. No es normal que la bola al morir aparezca luego en un lugar aleatorio de la pantalla que nos coge de imprevisto y casi siempre con algún enemigo u obstáculo casi imposible de sortear sin perder una o más vidas. Con esto, llegar al final del primer nivel puede convertirse en una auténtica misión imposible.

Ideal para aquellos a los que les gustan mortificarse a gusto frente al MSX. Para el resto, mejor apagamos y buscamos otra cosa que hacer, no perdamos el tiempo con Bounder. Es una pena porque la idea del juego es bastante original, pero su posterior puesta en escena y sobretodo su jugabilidad lo convierten en un juego para olvidar.

Más información en la ficha del juego.

Deja tu comentario sobre esto

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: