Libro recomendado: Queremos su dinero

Portada del libro
Portada del libro

Nosotros sólo queremos su dinero fue una popular frase de Alan Sugar, fundador de Amstrad, como respuesta provocativa y honesta a los manidos lemas de multitud de marcas, que se jactaban hipócritamente de su amor por el cliente. Alan quería nuestro dinero, sí, pero ofreciendo algo valioso a cambio: ordenadores compactos que integraban lector de cassette y monitor, o un sistema musical todo-en-uno. Revolucionó el mercado de los PC compatibles saliendo de la senda de los grandes fabricantes como IBM.

Esta historia de Amstrad España narra la aventura empresarial de la marca en nuestro país. Pero es la historia de la iniciativa personal de José Luis Domínguez y de su relación con su mentor, Alan Michael Sugar, con el que compartió su carisma y su idea de vender productos de electrónica a las familias y empresas a un precio popular. La pequeña empresa de José Luis, indescomp, acabó reconvertida en la poderosa Amstrad España, facturando 30.000 millones de pesetas al año. La historia de los ordenadores en España se comenzó a escribir en los años 80 con letras de oro.

Queremos su dinero – Jesús Martínez del Vas

El mes pasado empecé con la lectura del libro que da lugar a esta entrada del Blog: Queremos su dinero. Un título muy llamativo para mí en un primer impacto y tras el que se esconde una historia apasionante de uno de los pioneros de la distribución de software y hardware en España: José Luis Domínguez.

Indescomp fue además de distribuidora de hardware, una empresa creadora de videojuegos. La Pulga, obra de Paco Suárez fue un éxito de ventas en España y también en el Reino Unido siendo la carta de presentación de nuestro protagonista a Alan Sugar, el dueño de Amstrad.

Fue en el seno de Indescomp donde el equipo que años más tarde formaría Opera Soft probaría el PMDS (Philips Microprocessor Development System), algo impensable para cualquier compañía en aquella época. Opera Soft publicaría posteriormente juegos para MSX2 usando este súper ordenador para programarlos, apoyando de esta manera el desembarco de la segunda generación del estándar en España.

El libro hace un recorrido por la vida de José Luis desde que era un jovencísimo vendedor de enciclopedias a domicilio, su odisea con Alan Sugar y Amstrad y su vida posterior en otras aventuras empresariales como Galerías Preciados y Diario 16.

Me apasiona leer las historias de gente como Domínguez, un tipo hecho así mismo. Un trabajador incansable, comprometido, luchador y con unas miras muy altas: empezó desde lo más bajo y llegó a tener muchísimo éxito en el mundo empresarial, siendo el ojito derecho de Sugar. Apostó por un sueño y lo consiguió. Nunca se rindió y en el camino hizo muchísimos amigos. Algunas de esas amistades han perdurado en el tiempo, gracias a su carácter extrovertido, divertido y jovial.

José Luis aún sigue en la brecha apostando por emprendedores y creativos, esperando mientras tanto, como dice él, «la llegada de lo mejor de su vida».

Queremos su dinero tiene un precio de 19,95€, lo edita Dolmen y tiene un total de 240 páginas. Su lectura me está resultado muy cómoda, con una estructura de biografía novelada, con palabras textuales del propio José Luis y anécdotas divertidas.

Enlace relacionado: Dolmen

1 respuesta

  1. Noobsaibot73 dice:

    ¿Qué puedo decir? Mi primer ordenador fue un Amstrad CPC 464 con monitor en fósforo verde, me encantaba la marca Amstrad, aquel vídeo doble, sus equipos de alta fidelidad… La relación calidad-precio era muy buena, reventaron el mercado, no había alguien que no tuviera un vídeo Amstrad, un equipo de música… Y con la misma velocidad que llegaron, se fueron… De repente Amstrad ya no hacía PC’s, ni equipos de música… No hace mucho, vi un reproductor de DVD Amstrad, tenía una forma curiosa, de coche de policía, al verlo sentí nostalgia y pena… Nostalgia por todo lo que fue Amstrad en el mundo de los 8 bits, y pena por quedar reducido a un simple reproductor de DVD con forma de coche de policía… Alan Michael Sugar y José Luis Domínguez, para mí, son dos caras de la misma moneda, no se puede entender Amstrad en España, sin Indescomp, ni Indescomp, sin Amstrad, hasta creo que se parecen Sugar y Domínguez, a nivel empresarial, quiero decir.
    En cuanto pueda, tengo que leer el libro, seguro que hay anécdotas muy divertidas.

Deja tu comentario sobre esto

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: