El espíritu MSX sigue vivo

Parece mentira que más de 30 años después de su nacimiento, y más de 20 después del fin de su vida comercial, estemos esperando, como niños en la noche de Reyes, el lanzamiento de un nuevo MSX que llevarse a los dedos. Muchos proyectos han quedado en el tintero y quiero, desde aquí, echar la vista atrás un instante, para que con la perspectiva que nos da el tiempo, valorar lo que vi el pasado 3 de diciembre en la 50ª RU de Barcelona.

La particular historia de la comunidad MSX está plagada de proyectos fallidos quizá debido a que en el momento en que se lanzaron no tuvieron la repercusión que se merecían. Grandes desarrollos como el Z380 o el V9990 (si, éste no tuvo la repercusión que se esperaba), nacieron y quedaron parados, huérfanos tanto de software como de soporte, durmiendo el sueño de los justos durante años; eso sin contar con aquellos proyectos muy esperados, que nunca llegaron a salir, y que a día de hoy esperamos ver su lanzamiento…

Me gustaría hacer una referencia especial a un artículo de opinión escrito por José María Pacheco (un gran usuario y mejor amigo) titulado «El espíritu del MSX nunca muere«, que sirve de inspiración para estas líneas. En este artículo, José María defiende la tesis de que el sistema no ha de hacer una transición hacia la ampliación, sino hacia la evolución, extraer lo que hace al MSX ser como es y hacerlo mejor. En aquel momento, la solución pasaba por hacer el MSX Modular. Algo que hoy en día con implementación FPGA se puede hacer mucho más rápido y barato.

Hagamos pues, un pequeño ejercicio de memoria y recordemos algunos «proyectos» o ideas que se plantearon en la comunidad…

Empezamos… por España, como no. El proyecto MSX Modular. La idea, en principio, era buena: Extraer el corazón del MSX a un expansor de slots y desde ahí ir añadiéndole las «tarjetas» que fuesen necesarias. ¿Cuál era el problema? el precio, por supuesto. En la época en que salió (a comienzos de los 2000) un expansor Evolution era caro (no tanto para lo que ofrecía) pero es que después había que añadir la tarjeta de sonido, la de vídeo, teclado, generador de slots. Todo esto se sumaba y al final el proyecto, del que tengo la certeza de que hay alguno circulando, era más un artículo de lujo que un MSX. Yo tuve el lujo de llevar un MSX Modular a una de las RUs de Barcelona en su carcasa de metacrilato transparente.

¿Qué tal si dejamos España y nos vamos… a España de nuevo? ¿Cómo podemos olvidar una de las joyas del hardware patrio? La LPE Z380; una tarjeta con el Z380 desarrollada por Leonardo Padial. Esta tarjeta fue una realidad y totalmente operativa, un auténtico cañón en lo que respecta a las características que presentaba: 18MHz, desde 512Kb hasta 4Gb de RAM, direccionamiento de 32 bits; pero nos dimos de bruces con la especificación del MSX: el procesador interno no puede ser inhabilitado por una señal externa, con lo cual, lo que se esperaba que hiciese la Z380, (que fuese pinchar y funcionar), se convertía en un proceso por el cual enviabas fragmentos de código a la tarjeta, que los procesaba y te devolvía el resultado para su presentación. Como vemos, este proceso, lejos de ser sencillo e intuitivo, se hacía farragoso, sobre todo para los programadores, los cuales tenían que medir lo que iba a estar haciendo cada uno. Al final, como otros proyectos, la LPE Z380, quedó relegada al olvido. Una auténtica pena porque ha sido, y de lejos, el proyecto más ambicioso hasta ahora.

Vamos a viajar un poco, y vamos a cruzar el charco. Nuestro amigos brasileños, siempre tan dados a la investigación, llegaron a publicar una suerte de «lista de deseos MSX» llamado Proyecto Omega. En resumen, era un Z280/380 (de hecho muy diferentes entre si), con 16Mb y 9958 + V9990. De ese proyecto no se ha vuelto a saber nada hasta la fecha, pero es curioso ver las especificaciones que se marcaban. Como suele pasar con estas cosas, el proyecto nunca vio la luz, (cosa que sí  que pasó con los dos anteriores). Cierto es que Ademir Carchano, hizo varios prototipos con el Z180 y el Z380 soldados a los Expert y Expert+, pero quedaron como pruebas de concepto, más que como un producto finalizado y listo para poner a la venta.

Seguimos viajando, y cruzamos el Océnano Pacífico, para llegar a la patria del MSX, Japón (algo conocido por todos) y nos situamos concretamente en el año 2006. ESE Artists’ Factory, junto con D4 Enterprise y auspiciado por ASCII, lanza el 1 Chip MSX. Pero lo que no se suele recordar es el globo sonda del MSX2+ mejorado del que se tuvo noticias en el 2000. En teoría ASCII estuvo planteando un MSX2+, con un Z80 a 100MHz, 4MB de RAM y un V9958 (cuatro veces más rápido) con 1MB de VRAM. Como no lo tenemos entre nosotros, es evidente que fue un globo sonda para ver como estaba la comunidad, y es una pena porque muchos hubiésemos comprado un sistema oficial de ASCII.

Demos un largo paseo, hasta regresar a Europa y hablemos del WORP3, también conocido como Orbit. De este proyecto, no se puede decir más que se sigue trabajando en él, y aunque las especificaciones son, a priori, muy interesantes, han sido superadas por VRoBIT. Aún así estamos expectantes para ver el primer prototipo en marcha, y por el momento creo que lo pondré en el cajón de posible realidad.

Como hemos estado viendo, ya llevamos unos cuantos kilómetros viajados, pero aún nos queda otra parada y vuelve a ser en casa, de nuevo hablamos de un proyecto de Leonardo Padial; el eMSX2++, una placa MSX basada en un eZ80, con procesador seleccionable Z80/Z380 y DSP entre otras características. Este proyecto lo seguí muy de cerca, ya que tuve el honor de ser el pesado que lo defendió en HispaMSX. El problema es que no despertó el interés que se esperaba, y fue un proyecto más que acabó abandonado en un cajón, siendo el primer proyecto de Leonardo que no ha visto la luz.

Por supuesto, no todo es malo, en 2006 el 1 Chip MSX llega a nuestras vidas (dejando un considerable agujero en nuestros bolsillos), y posteriormente sus clones, como las Zemmix y Zemmix Neo, que basados en FPGA replican el MSX con sus indispensables slots. Hay que aclarar que el 1 Chip MSX original tenía un precio elevado, pero es que la tecnología de los FPGA en esa época era muy cara, y dudo yo mucho que el Cyclone que lleva la Zemmix, y que hace unos meses no pasaba de 20€, costase menos de 100€ en la época.

Bueno, hemos visto, en esta pequeña restrospectiva que tenemos una larga lista de hardware, bien no aprovechado, bien no lanzado al mercado, por lo que todas la noticias que aparecen referentes a un nuevo ordenador compatible con MSX, se reciben con una mezcla de ilusión y escepticismo. Sin embargo, parece que por fin, vamos a romper la racha y tendremos un MSX acorde con el siglo XXI.

Hace ya unos años Alberto de Hoyo (Nerlaska) empezó un proyecto de MSX3. En mi caso, lo descubrí por casualidad en octubre del año pasado. Con una gran ilusión e interés me propuse obtener más información sobre el mismo. Muchos recordamos esa noticia del MSX3, con ese concepto de ordenador muy parecido a los Sony: Aunqu a decir verdad, yo no lo veía tan parecido. Como soy un pesado y quiero un MSX nuevo, me puse a «acosar» a este pobre hombre.

Como resultado de todos lo correos que fui enviando y de los intercambios de opinión que tuve con Alberto, poco a poco fui me fui formando la idea de las características de la máquina que estaba construyendo la cual, dicho sea de paso, tiene una historia mucho más larga y compleja de lo que muchos de nosotros nos podemos imaginar.

Como de todos es sabido el proyecto MSX3 pasó a llamarse MSX-VR, VR-MSX y ahora es VRoBIT, En un principio puede haber a quien la pérdida de la  palabra MSX en el nombre le pueda chocar. Por mi parte, como si se llama Pepito Grillo. Lo importante es que es un nuevo MSX y, según mi opinión, como tal ha de ser considerado. No creo que en su día nadie protestase por la denominación «Expert» o «Hit-Bit».

Pero vamos a entrar en materia en cuanto a lo que ofrece la máquina. En un principio las especificaciones nos recuerdan mucho a las placas «micro-sistema» (es que no se como llamar a las O-droid, Orange-Pi, o Raspberry), o SBC, un núcleo ARM de 64 bits con una gran cantidad de RAM (en lo que se refiere al estándar MSX), y una VRAM también generosa.

Y esa es la caja que envuelve al delicioso regalo que se encuentra en su interior: un sistema MSX completamente operativo, con todo el hardware desarrollado hasta la fecha. Un momento, ¿he dicho UNA máquina?. No amigos míos, me he equivocado. Son todas las máquinas MSX con una versatilidad totalmente inusitada a la hora de la configuración. El sistema virtualiza (emula no sería el término correcto) cualquier MSX con la configuración que queráis que tenga y lo hace funcionar, de hecho, crea máquinas nuevas y totalmente imposibles sin dejarse un auténtico dineral y jugártela a que no vaya bien.

Un momento, pero si es un sistema que virtualiza el MSX, ¿que nos ofrece de nuevo?. Bueno, no sé, si os parece poco que desde el mismo arranque ya permita el funcionamiento como MSX (incluida la ejecución de juegos en cartucho, ¡sí, he dicho cartucho!) como si fuese un Philips VG-8235 MSX2 de los de toda la vida…

He de dejar claro que tengo previsto comprarlo, y por lo tanto, intentaré ser todo lo imparcial que pueda. Aún así, no se si lo conseguiré.

Funcionando como MSX podemos introducir hasta 4 dispositivos en sus 4 slots. Si no os gusta el V9990 que «en teoría» podría llevar de serie, pincháis el vuestro, o el OPL4, o el MegaFlashROM, en definitiva cualquier hardware  compatible MSX. Actualmente Nerlaska está adquiriendo hardware para hacer pruebas de compatibilidad en la máquina, así que debemos pensar que se ha testeado con una gran cantidad de hardware y que la mayoría debería funcionar.

Se está trabajando en un V9978 con ¡¡4MB!! de VRAM, en el modo MSX. A esto lo llamo yo «Power-up«, ya que en teoría podría (según mis propias conclusiones) ser un turbo R a 40MHz, con 4MB de RAM y 4MB de VRAM. Pero ¡no se vayan todavía, que aún hay más! Los modos MSX admiten modificación de configuración en caliente, lo que viene a ser un overclock de la máquina desde la misma configuración: por ejemplo, podemos poner el turbo R a 100MHz. En teoría, esta función estará disponible para todas la máquinas que se ejecuten en el VRoBIT.

¿He hablado de un V9978? ¡pero si nunca salió al mercado, si solo fue nada más que un concepto! Bueno, esta es otra de las cosas en las que está enfrascado Nerlaska. En teoría y sacando datos de su blog, sería una suerte de chip híbrido V9990 + V9958, que (aviso: no soy programador, así que es posible que meta la pata) se gestiona igual que el V9958, pero con la potencia del V9990 llevado más allá multiplicando por 8 la VRAM disponible en el VDP.

Una vez finalizado el desarrollo, tendríamos gráficos a 512 x 424 de 16 bits y muchas características más. No quiero lanzar aún las campanas al vuelo sobre posibles características, más allá de la cantidad indecente de memoria VRAM de la que se podrá disponer.

¿Y he comentado algo de un BASIC?. Sí, queridos lectores, un BASIC nuevo y mejorado que admite las extensiones creadas hasta el momento para MSX-BASIC. Y además añade extensiones y mejoras para una proporcionar una programación mas eficiente y rápida, como por ejemplo, un editor que permite añadir música para transformarla en código BASIC o un añadir un dibujo y traducirlo a código MSX-BASIC. Esta característica es algo que me deja totalmente alucinado.

Pero además, tenemos un nuevo MSX-DOS, un VR-DOS totalmente reconstruido y funcional, con todo el sabor del MSX-DOS clásico, y con funciones avanzadas.

¿Qué tal si nos apetece echar una partida con un juego en cartucho? En VRoBIT, hemos pasado a un nuevo nivel: pulsamos el botón de inserción en caliente para cortar el suministro de corriente a los slots y metemos el cartucho con el ordenador encendido, soltamos el botón y a jugar.

Pero no solo de juegos y de BASIC nos alimentamos. Quizá estando en el DOS, queremos hacer uso de un EGOS/GUI. Pues bien aquí tenemos un VR-VIEW, un entorno de ventanas totalmente funcional y desarrollado por y para trabajar con el MSX. Hasta el momento he visto poco en los vídeos disponibles en YouTube, pero tiene un aspecto sencillo e intuitivo, más que suficiente para gestionar el MSX.

Estando en la época que estamos hay aplicaciones y funciones que el sistema MSX no tiene capacidad o soporte para gestionar. ¿Qué ocurre entonces, se nos ha quedado pequeño VRoBIT?. En absoluto, VRoBIT demuestra una vez más que ha ido un paso más allá llegando a un punto al que algunos queríamos que llegase: ser utilizado como sistema base o de uso cotidiano. Una vez se arranca en modo nativo, el sistema nos proporciona toda la potencia de la máquina a nuestra conveniencia, es decir, un ARM de 64 bits, 1GB de RAM y 512MB de VRAM (especificaciones actuales). El único límite para los desarrolladores es la imaginación (no nos pasemos que la máquina es la que es).

Hasta ahora he comentado cosas referentes al hardware, al software integrado y a los modos MSX pero hay un detalle, que a mi juicio, puede ser determinante para esta máquina y no es otro que ser la perfecta plataforma de desarrollo para MSX. VRoBIT lleva integrada una suite de programación (VR-Script) con editor C (seguramente algo tuneado), compilador, creadores de ROMs, grabadores, ensambladores/desensambladores, programas de dibujo, etc. En fin, todo lo necesario para desarrollar software para todas las máquinas MSX, desde un MSX1 con 16Kb a un turbo R con v9990, y todo centralizado en un nuevo MSX.

Bueno si habéis llegado hasta aquí, enhorabuena, ya casi hemos terminado esta pequeña exposición sobre la máquina. Quedan ya pocas cosas que comentar, y varias incógnitas por resolver, entre ellas el precio, que esperemos que sea ajustado y la fecha de venta, que esperemos  sea cercana.

Mi objetivo con VRoBIT es tener un ordenador MSX que sea un sistema de uso corriente, no solo una máquina para juegos o pruebas como algunos usan el MSX. Un sistema puesto al día, y que vuelva a hacernos sentir bajo los dedos viejas sensaciones de jóvenes, o incluso niños, cuando conectábamos el MSX para aprender y jugar con él. Hace muchos años, en la academia de informática a la que acudía para aprender MSX-BASIC, me dijeron erróneamente que las siglas MSX significaban Micro System eXpander, y curiosamente creo que es la mejor definición posible para el estándar, pues es un sistema que siempre se puede expandir.

Mientras escribía este texto, Alberto ha creado un nuevo canal de YouTube, y en su primer vídeo explica bastante de esta máquina. Os invito a verlo.

Un abrazo y un saludo a todos.

4 Respuestas

  1. Enrique Javier González Ruiz dice:

    Pedazo de artículo….si señor magnífico paseo por los proyectos de msx. Y si yo también espero con anhelo el Vrobit.

  2. José Antonio Romero dice:

    Un artículo muy interesante. Gracias Jose Luis

  3. muchisimas gracias por este genial articulo. Nuestro equipo al completo esta esperando la llegada del VR y seguro seguro se vendera y mucho. Adelante!!! Toda la comunidad MSX lo espera!!!

  1. 25/09/2019

    […] del mucho tiempo y retomando el artículo que se publicó en su día aquí, en MSXBlog, por fin ha salido la campaña de reservas de esta máquina. Mi objetivo es a través de estas […]

Responder a Enrique Javier González Ruiz Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: