Cuando Néstor conoció a Nishi. Una historia de MSX

Fuente: MSX Resource Center

El titular de esta entrada bien podría pasar perfectamente por una película pero en esta ocasión es la historia personal de Néstor Soriano (Konamiman), contada en primera persona de cuando conoció en persona al mismísimo padre del MSX: Kazuhiko Nishi.

Kazuhiko Nishi y Néstor Soriano. Fuente: @konamiman_en

La historia está contada en el foro del MSX Resource Center en idioma inglés, pero como me pareció más que interesante dado los protagonistas que intervienen y el tema de trasfondo, contacté con Néstor para pedirle permiso de traducción. Y no sólo accedió sino que ha escrito él mismo la historia en español para que no se pierda el verdadero sentido de la original.

Ahora que Nextor ha sido publicado como un proyecto de código abierto (o casi), he pensado que sería interesante contar la épica historia de cómo ocurrió todo. Considerad este texto como la secuela de la superproducción clásica Nextor: la historia completa.

Regresemos a principios de junio de este año. Estoy trabajando en Nextor 2.0.5 y de repente recuerdo lo fastidioso que me resulta no poder publicar las fuentes de Nextor y no saber a quién pedir permiso para ello. Entonces pienso, “los grandes problemas requieren grandes soluciones”, y decido escribir directamente a Dios, cuyo email está prominentemente expuesto en su página web. Le dije algo así como “hey, soy un friki español que recibió el código fuente del MSX-DOS como parte de un misterioso proyecto “MSX-DOS 2.50″ y que ha desarrollado Nextor sobre el susodicho, quiero publicarlo como un proyecto de código abierto y no sé a quién pedirle permiso, voy a viajar a Osaka el próximo mes así que quizá nos podríamos conocer en persona si quiere” (ja ja, eso sería una locura, ¿no?)

Firmemente convencido de que el resultado más probable era que mi mensaje fuera ignorado, pulsé el botón de enviar y continué con mi vida. Al levantarme al día siguiente, le echo un vistazo a mi teléfono y veo un email de un tal Kazuhiko Nishi con el siguiente texto:

Veámonos en Osaka cuando vengas a Japón.
Lo que has hecho es muy interesante.
Espero verte pronto.

Después de unos segundos conseguí cerrar mi mandíbula y dejar de mirar la pantalla de mi teléfono. Confiar en mis ojos para creer que había leído lo que había leído me llevó algo más de tiempo. Así que vale, hablemos con la Encargada de Organización Familiar aka esposa para hacer una lista de los días en los que no hay actividades planeadas mientras estamos en Osaka, enviémosle esta lista al señor Nishi para que pueda elegir el día que más le guste para vernos, y esperemos.

Y esperemos… hasta la última semana de junio. Le escribo de nuevo diciendo, hum, hey, voy a salir para Osaka en una semana, ¿está todavía interesado en reunirse conmigo? Y de nuevo, no recibo respuesta. Venga ya, esto no puede estar pasando, ¿por quéeeee?

Así que estoy yo en Osaka y el 18 de julio, después de haber pasado ya la mitad de mi estancia allí, le escribo de nuevo: “Hola, si no nos podemos conocer en persona, ¿quizá podría ser una sesión de Skype? ¿O puedo hablar con alguien más de la MSX Licensing Corporation o algo?” Y entonces… después de cinco minutos recibo esto:

¿Qué tal el día 20 a las 15:00 horas en el vestíbulo del hotel X en Osaka?

Guau. ¡Guau, guau y más guau! Este hombre es una caja de sorpresas.

De acuerdo pues. Dos días más tarde cojo una mochila con mi ordenador portátil y me encamino al hotel para encontrarme con mi destino (música épica, por favor). Después de esperar hecho un manojo de nervios durante unos minutos que me parecieron horas, aquí lo tenemos… un “tontófono” colgando del cuello, una Blackberry y unos cuantos marcadores en el bolsillo de la camisa, y una carpeta en sus manos. Don Kazuhiko Nishi en persona.

Después de un apretón de manos le dije que me sentía muy honrado y agradecido por poder conocerlo, entonces sonrió y dijo “oh, olvida todo eso“, haciendo un gesto con la mano; interpreté eso como “conmigo no necesitas todo ese protocolo japonés”. Entonces nos sentamos en una mesa y pedimos unas bebidas.

Antes de darme tiempo a decir nada más abrió su carpeta y comenzó a enseñarme hojas con diagramas relacionados con la arquitectura del nuevo MSX en el que está trabajando – esto fue antes de que publicara nada al respecto en su web, por lo que yo no sabía nada sobre ese proyecto, así que imaginad lo sorprendido y sin palabras que estaba… hasta que en un momento dado me dice que quiere que me una al proyecto. ¿Dije que estaba sin palabras? Añadid también “petrificado durante unos segundos”, probablemente me veía bastante ridículo. Todo sonaba maravillosamente, pero después de recobrar el habla dije “De acuerdo, vale, pero yo no sé nada de Arduinos y ARMs y todas esas cosas”. Su respuesta fue algo como “No sabías nada de ordenadores cuando empezaste con tu MSX, pero has aprendido, y mira las cosas extraordinarias que has hecho”. Vale, debo admitir que me sentí bastante halagado.

¡Pero tenía una misión que cumplir! Finalmente pude decirle “Hum, ¿podemos hablar sobre Nextor?” Así que encendí mi ordenador, arranqué un emulador y le hice una pequeña demo del susodicho (realmente no se puede enseñar nada impactante de un sistema operativo de línea de comandos, pero bueno, el FDISK y la ayuda integrada son más o menos enseñables). Hubo un momento muy WTF cuando le hablé del proyecto MSX-DOS 2.50 y me dijo “¿Qué? Nunca he oído nada sobre ese proyecto“. Sí, lo sé: ¿WTF?

Le conté cómo la comunidad del MSX está algo confundida sobre el estatus legal de las ROMs del MSX, y que solemos estar preocupados por las consecuencias legales que podría tener distribuirlas junto con los emuladores, y le pregunté si podría darme alguna aclaración al respecto. Su respuesta fue muy, muy interesante:

El copyright de la ROM del MSX-BASIC aún lo tiene Microsoft, y están pidiendo un canon de un dólar por cada copia distribuida. Todas las demás ROMs de sistema pertenecen a la MSX Licensing Corporation, de la cual soy dueño. Y sí, pueden ser usadas y distribuidas libremente. De hecho, quiero que todo sea abierto.

Entonces dije las palabras mágicas: “Así que… ¿puedo publicar las fuentes de Nextor?

Y él dijo la palabra aún más mágica: ““.

Madre mía. ¿De verdad era tan fácil?

…y si alguien quiere empezar algún otro proyecto basado en esas fuentes, que te lo enseñen. Si crees que es interesante, me lo dices, y yo les daré también permiso“. Esto es muy grande: parece que Kazuhiko Nishi en persona realmente confía en mí.

Pensé que sería una buena idea hablarle también un poco sobre la escena MSX fuera de Japón, así que le mencioné cosas como el concurso MSXdev, las reuniones de usuarios o el proyecto MSX VR Virtualizer. Quedó especialmente impresionado por esto último y me pidió conseguirle más información, a lo cual me comprometí.

Después me contó que está muy contento de ver cómo mucha gente empezó en el mundo de los ordenadores, e incluso llegaron a ser programadores, gracias al MSX; y cómo los ordenadores modernos no animan al aprendizaje y la experimentación, como el MSX hacía/hace (algo con lo que estoy de acuerdo). También le conté una versión de alto nivel y resumida de cómo creo que debería ser un nuevo MSX: como los modelos clásicos (incluyendo el aspecto externo) pero con una CPU más rápida, USB, WiFi y ROMs regrabables (dejé muy claro, eso sí, que esa es mi opinión personal y no “lo que la comunidad del MSX quiere” ni nada parecido) y parecía que estaba bastante de acuerdo conmigo. Por ejemplo, dijo “Necesitamos una CPU más rápida pero no tan rápida como las de los ordenadores modernos. Digamos, 100MHz o así.

Al final resultaron ser dos horas muy productivas, que terminaron con el señor Nishi diciéndome que quería reunirse de nuevo conmigo y cenar juntos. Lo hicimos, el 4 de agosto y esta vez en Kyoto a petición suya (a 30 minutos de Osaka en tren, no supuso problema para mí). En este segundo encuentro le mostré una presentación sobre el proyecto MSX VR (que había pedido a Alberto Del Hoyo, uno de los miembros del equipo tras el proyecto) y algunos vídeos disponibles en YouTube que mostraban el invento en acción. Parece ser que le gustó lo que vio, y expresó su interés en comprar uno cuando estuvieran a la venta. Lo gracioso, por cierto, es que Alberto me contó que le había enviado un email a Nishi en 2012, para hacerle saber de la existencia proyecto y para pedirle permiso para usar las ROMs y el logo del MSX. Le mencioné este tema, y no recordaba nada de ese email. Entonces buscó en su bandeja de entrada… y encontró el email. Simplemente lo había perdido. Así que, niños: no confiéis en los emails (o sólo en un email) para comunicar cosas importantes (a Kazuhiko Nishi, al menos). Ah, y sí, el equipo del MSX VR tiene permiso oficial para estampar el logotipo del MSX en su criatura.

Esa noche regresé a casa con una gran sonrisa estampada en mi cara, y en las semanas siguientes terminé la beta de Nextor 2.0.5, convertí la documentación de Nextor a archivos markdown, y adecenté el repositorio en el que tenía el código (un repositorio privado alojado en GitLab) para preparar su publicación. También redacté el texto para el archivo de la licencia (escogí MIT y le añadí las restricciones adicionales) y se lo envié a Nishi para que le echara un vistazo y me diera su aprobación. ¿Adivináis qué? Se le traspapeló ese email y también unos cuantos que le envié después. Al final pude recordarle indirectamente (a través de su asistente) que estaba esperando su aprobación de la licencia para publicar las fuentes de Nextor, y finalmente la aprobó. Por cierto, otra cosa que me dijo: “Lo siento [acerca de los emails perdidos], recibo muchos emails y algunos de ellos son realmente una locura”.

Eso es todo. Nextor es ahora un proyecto de código abierto (más o menos)… y lo que es más importante: podemos usar y distribuir libremente todas las ROMs de sistema del MSX excepto la del BASIC (bueno, qué le vamos a hacer), y por cierto esto incluye COMMAND(2).COM y MSXDOS(2).SYS, con sanción oficial de “los poderes fácticos”. ¿No es maravillosamente genial?

Néstor Soriano (Konamiman)

6 Respuestas

  1. Konamito dice:

    Muchos sois los que me habéis preguntado qué pasaba con esta entrada. Antes que nada quisiera pedir disculpas por el error de publicar la entrada protegida con contraseña. Lo hice así para que solamente Néstor pudiera echarle un vistazo antes de ponerla a disposición de todos. Él revisó la traducción y decidió escribir él mismo el texto en español, con sus palabras. De esta manera, como comento en la entrada, se conserva el alma del texto original ya que son del mismo autor.

    Así que finalmente ya la podéis leer con calma y disfrutar de esta maravillosa experiencia que no olvidemos supone un hito en el futuro del estándar MSX y el uso de la marca y ROMs (BIOS).

    Desde aquí, muchísimas gracias a Néstor por compartir esta interesante experiencia y por su trabajo al reescribir desde cero el texto para que pueda llegar a más gente.

  2. Alex dice:

    Vaya pasada de historia, felicidades.

     

    Por cierto un detalle, hablas de que cuando te enseñó sus esquemas respondistes que no sabes de Arduinos ni ARMs. Hablando de ARM, como son un follon en el tema licencias en general, ¿no sería mas adecuado una CPU RISC-V (p.ej de http://www.sifive.com)? Que no tiene restricciones de licencias.

    Si os manteneis dentro de la familia ARM hay opciones interesantes como Allwinner A13, que vale 1$ y lleva incorporado entre otras cosas SoC Cortex-A8 1GHz de 32bits, GPU Mali, 64MB integrados y direcciona 512MB, o su hermano mas completo Allwinner A10. Allwinner no es abierto pero A13 es muy antiguo y está soportado por kernel mainline a través del proyecto Sunxi Linux. Olimex vende ya una placa con el A13 y 256MB RAM (A13-SOM-256). O mirar algo dentro de la familia Beaglebone (chips Octavo entre otros), que son muy abiertos.

    Muchas felicidades, a ti, a Nishi, y al equipo MSX-VR

  3. Iñigo dice:

    La espera ha merecido la pena, de verdad. Es una entrada llena de sentimiento y que leerla en inglés no era lo mismo.

    Por cierto, me llena de alegría que el MSX VR pueda estampar el logo MSX de forma oficial. El canon de 1$ a Microsoft por el MSX-BASIC lo pago gustosamente 😉

  4. Víctor Sánchez dice:

    Me encanta…. Me encanta como transmite esos sentimientos… Amos hay momento que lo he vivido… Uff, ¡¡¡qué guapo!!!… Se lo merece….
    Enhorabuena Néstor… Y enhorabuena Albeto con el VR, ya no pueden decir que no es MSX, cuando el MSX genera muchas ilusione, sueños, sentimientos y variedad…
    Me congratula todo lo leído… ¡qué buen rollo me ha dejado,leñe!

  5. Alberto dice:

    Maravillosa historia, y está relatada en primera persona de una manera magistral, como dice Víctor deja un buen rollo increíble. Estas son las cosas que te animan a seguir con tus proyectos retro, que alguien pueda conocer al Sr. Nishi en persona y te permita usar en tu proyecto el código original de las máquinas… bffff… sencillamente pone los pelos de punta.

    Enhorabuena a Néstor por su trabajazo y al resto de genios activos de la escena retro (MSX o no), sois muy grandes!!! Y muchas gracias por compartirlo con todos.

  1. 30/10/2018

    […] El proyecto sigue avanzando paso a paso hasta culminar la aventura en la que se enroló Alberto hace ya unos años y que nos sorprendió a todos. No en vano, el padre del MSX, Kazuhiko Nishi le ha dado su bendición al MSXVR. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.